Perfil de Egreso

La Partera Profesional de CASA AC es un profesional altamente capacitado, en todo lo que respecta al ámbito, teórico-práctico y ético-moral, de atención y cuidado de mujeres dentro de su área, siendo capaz de asumir conductas frente a la resolución, parcial o total de situaciones obstétricas, ginecológicas, neonatales, administrativas y medio-ambientales asociadas a éstas.

Esto incluye la protección y recuperación de la salud gineco-obstétrica y neonatal, a nivel primario, dirigidos a la mujer, al hombre, a la familia y a la comunidad que lo requieran.

Posee además, un conjunto de atributos, valores y características personales, así como, la estabilidad emocional necesaria para:


● Brindar apoyo, consejo, orientación y motivación.
● Para educar.
● Para actuar con objetividad y mostrar capacidad de integración grupal y social.


Objetivamente, la Partera Profesional es un profesional totalmente capacitado para desempeñarse en sus roles, que son muchos, más amplios de lo que normalmente conocemos, gestionar y difundir los sinfines de espacios en los cuales se puede desempeñar. Es responsabilidad de la Partera no encasillarse sólo en lo tradicional, debemos escoger nuestra área de trabajo de acuerdo a nuestros gustos, ideales, cualidades y de acuerdo a lo que le permita desarrollarse enteramente como persona.

De lo anteriormente dicho se desprende la gran importancia y el impacto profesional, social y cultural de integrar a las Parteras Profesionales en todos los servicios de salud materno-infantil en México y en el mundo para lograr, disminuir la tasa de morbi-mortalidad materno-infantil y cumplir así con la Meta del Desarrollo del Milenio para el año 2015 con la cual México se ha comprometido.

De acuerdo a la Organización Mundial de Salud (OMS), la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (FIGO) y la Confederación Internacional de Matronas (ICM), la partera profesional debe ser capaz de:

● Proporcionar la supervisión, atención y asesoramiento necesarios a las mujeres durante el embarazo, el parto y el puerperio, asistir en los partos bajo su propia responsabilidad y atender al recién nacido. Esta atención incluye medidas preventivas, la detección de condiciones anormales en la madre y el niño, la obtención de asistencia médica y la aplicación de medidas de urgencia cuando no se disponga de ayuda médica. Tiene la importante tarea de orientar y educar en materia de salud, no solo a las mujeres sino también a la familia y la comunidad. Su trabajo debe incluir la educación prenatal y la preparación para el cuidado de los hijos, y se extiende a ciertas áreas de la ginecología, la planificación familiar y la puericultura. Puede ejercer su profesión en hospitales, consultorios, unidades de salud, domicilios u otros servicios. (OPS, 2006:122)

La Escuela de Parteras Profesionales de CASA ha asimilado la postura de estos organismos y coincide en las capacidades genéricas que debe desarrollar la partera profesional, aunque enfatiza particularmente que sus egresadas tendrán la competencia necesaria para:

Comprender el panorama social, económico y político de México de la salud reproductiva de la mujer en el país y su aportación como parteras profesionales a esta problemática.

Contribuir a las necesidades en materia de salud reproductiva de las comunidades que no cuentan con la participación de otros profesionales de la salud.

Conocer los aspectos anatomo-fisiológicos del cuerpo humano en general y de los aparatos reproductores femenino y masculino en particular, así como los factores sociales, culturales y psicológicos que afectan el proceso de la reproducción en su dimensión biopsicosocial con énfasis en las etapas preconcepcional, embarazo, parto y puerperio incluyendo al recién nacido.

Diagnosticar y atender embarazos, trabajo de parto, parto y puerperio de bajo riesgo basando su práctica en el ejercicio correcto de las competencias establecidas como estándares aceptados de la práctica correcta del ejercicio de la Partería Profesional, tanto como, en las necesidades específicas de la madre y del recién nacido, identificando para ello posibles factores de riesgo y dando solución inmediata a ellos (de acuerdo a su rol profesional) y a lo que sea posible dentro de la situación donde estas desviaciones de lo normal se presenten y/o para derivarlas oportunamente cuando no se cuente con los medios necesarios para la atención inmediata, o el nivel de urgencia no sea de su competencia.

Conocer la farmacocinética y farmacodinamia de los fármacos de uso más común en el embarazo, parto y puerperio que permita a las alumnas tener un conocimiento sólido de la indicación, contraindicación, uso, beneficios y riesgos en la prescripción y uso responsable de los mismos.

Contribuir a la satisfacción de las necesidades individuales de tipo psicológico, emocional, físico, nutricional y social de la mujer en la etapa de embarazo, parto y puerperio y del recién nacido hasta la edad preescolar.

Identificar, modificar o controlar factores de riesgo en el proceso reproductivo, preconcepcional obstétrico y perinatal.

Contribuir a la reducción de la mortalidad y morbilidad de las madres y los recién nacidos mediante la identificación temprana de problemas de salud que son prevenibles.

Contribuir a la prevención de las enfermedades relacionadas con la salud reproductiva de la mujer realizando las pruebas de tamizaje rutinaria para: cáncer cervico-uterino, cáncer de mama e infecciones de transmisión sexual, con énfasis en el seguimiento de aquellos cuyos resultados hayan sido a normales.

Proponer y desarrollar programas educativos que contribuyan a la promoción de la salud y prevención de enfermedades; así como a la orientación de la lactancia materna y planificación familiar favoreciendo con ello a que las mujeres fomenten el cuidado de sí mismas, de su salud y la de los lactantes y la familia.

Ejercer su práctica de acuerdo con las leyes, reglamentos y con la ética profesional acordada entre parteras y el Gobierno mexicano.

Aplicar los principios éticos de la profesión en su práctica, integrándose a las comunidades, respetando sus creencias y costumbres así como reconocer, respetar y familiarizarse con el cuidado de parteras tradicionales de México.

Actuar como defensoras de los derechos humanos, en especial los derechos de equidad de género y de salud reproductiva de la mujer, especialmente de aquellas de escasos recursos y de baja escolaridad, siendo para ellas un nexo y una aliada entre ellas y los sistemas de salud para lograr que sus derechos se vean cumplidos y respetados.

Generar proyectos que contribuyan a la salud reproductiva de la mujer en México en aquellos lugares carentes de estos servicios.

Proveer un servicio competente de calidad y con calidez en el cuidado de la salud a la mujer en su ciclo reproductivo, proporcionando cuidados maternos completos, independiente a clientes de bajo riesgo en diversos escenarios: domicilio, clínicas de maternidad y hospitales.

Para ello deberán desarrollar a lo largo de su estancia los conocimientos, habilidades, actitudes y valores propuestos en el plan de estudios.

 foto escuela10